domingo, 18 de octubre de 2020

Bueno, creo que no he actualizado tanto como pensaba yo...vaya año llevamos mas raro ¿Y si lo borramos del calendario? Como si no hubiese existido vamos.
El caso es que yo en Junio por fin di el paso y me he ido a vivir con mi pareja, y como antes no tenía tanto espacio, pues apenas tenía utensilios, pero ahora como la casa es entera para mi...pues comprando cacharros estoy (que alguien me quite Amazon de las manos)

El otoño ya ha llegado, es de mis estaciones favoritas, porque el frio se acerca pero no en extremo, y las tonalidades marrones, naranjas, ocres, me encantan y me ponen muy feliz. Y es temporada también de calabaza, y por eso estamos aquí hoy, porque os traigo una receta con calabaza, muy rápida y sencilla, que además para hacer con los peques es genial (si los tenéis claro).




Además si tenéis sellos bonitos para halloween puede ser una receta ideal para realizar esos días con formas escalofriantes (yo me meto muy en el mood de Halloween ajaja)

  • 250gr de harina Mix C Dolci de Schar
  • 125gr de azúcar moreno
  • 125gr de mantequilla sin lactosa La Asturiana
  • 100gr de puré de calabaza
  • 1 cucharadita de canela Carmencita
  • 1/2 cucharadita de jengibre Carmencita
  • 1/2 cucharadita de clavo Carmencita
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada Carmencita 











  • Empezamos esta receta poniendo a cocer la calabaza para hacer el puré, en mi caso, la hice al vapor.
  • Mientras se hace la calabaza, medimos y mezclamos los ingredientes secos, que son la harina y las especias, pasadas por la tamizadora. Reservamos.
  • En un bol aparte, mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente, con el azúcar moreno, hasta que esté todo muy bien integrado.
  • Añadimos el puré de calabaza a la mantequilla con el azúcar y mezclamos bien.
  • A continuación mezclamos la mezcla húmeda con los ingredientes secos que ya hemos tamizado previamente y cuando sea una masa consistente, pasamos a amasar con las manos hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.
  • Dejamos que la masa repose en la nevera durante 1h
  • Pasado el tiempo, ponemos la masa entre dos trozos de papel de horno y estiramos la masa dejándola con un grosor de unos 6mm
  • Le cortamos en la forma que deseemos y colocamos en la bandeja del horno.
  • Horneamos 10 minutos con calor arriba y abajo a 180º
  • Una vez horneadas, dejamos enfriar un poco y luego trasladamos a una rejilla a que terminen de enfriar.
  • Cuando estén ya frías y para que aguanten mas, las guardamos en un tarro.

La verdad es que es una receta que no se tarda nada en hacer, y sale para mas o menos unas 18 galletas de 6mm de grosor y 7cm de diámetro.
Son unas galletas muy especiadas y como ya sabéis con las especias, tienen que venir etiquetadas como sin gluten para que las podamos consumir, yo en este caso he ido a la vieja confiable que son las especias de Carmencita, a mi gusto tienen gran sabor y vienen bien identificadas como sin gluten.
También es posible que si os gusta el sabor de una especia mas concentrado añadirle mas cantidad de dicha especia (yo por ejemplo le puse mas canela a las mías porque soy una loca de la canela, ya lo sabéis)

¿Qué os ha parecido esta receta?¿La vais a probar?


miércoles, 10 de junio de 2020

Una receta de las que he estado preparando durante esta cuarentena, lo que pasa es que ya sabéis que no quería subir nada al blog (a excepción de las tostadas francesas que es muy sencilla y rápido) hasta que acabase la cuarentena para no haceros salir a comprar 4 ingredientes que no tenéis en casa para hacer la receta o gastar huevos que pueden ser usados mejor para hacer una tortilla de patatas que es mas saludable que esto la verdad.
Pero si estáis leyendo esto es buena noticia, porque significa que la situación ha mejorado bastante.



Entre las recetas de esta cuarentena, se encuentra esta receta de tarta de quesitos, que comía muchísimo cuando era adolescente en mi casa, y que mi señora madre me mando por whatsapp para poder hacerla porque tuve antojazo de tarta de queso y necesitaba una tarta para mi cumpleaños (aunque luego mi hermana me compro una y me la mando a casa jejeje tuve dos tartas). Es una receta muy rápida y muy sencilla.













  • 3 huevos 
  • 4 quesitos sin gluten La vaca que rie
  • 1 yogur natural
  • 200ml de nata liquida postres
  • 1 vasito y medio de yogur de azúcar blanco
  • 1 vasito de harina mix dolci Schar
  • 1 vasito de leche (yo use de Soja Kaiku sin azúcares añadidos)
  • 6 o 7 fresas de tamaño medio












  • La receta es muy sencilla, primero pre-calentamos el horno con calor arriba y abajo a 230ºC
  • En un bol ponemos todos los ingredientes juntos, y con una batidora/turmix, batimos todo hasta que quede una masa líquida sin grumos.
  • Vertemos la mezcla en un molde, yo en vez de ponerle aceite y harina, le pongo papel encerado de horno, y damos unos golpes contra la encimera para quitarle burbujas.
  • Metemos el molde al horno y bajamos la temperatura a 180ºC y dejamos que se hornee durante 45 minutos.
  • Para saber si ya está hecho, podemos pinchar con un palillo, y si sale limpio es que ya está hecho.
  • Dejamos reposar en el horno ya apagado durante unos 10 minutos y ya luego lo sacamos y lo pasamos a una rejilla para que termine de enfriar del todo.

Como recomendación personal, esta tarta como mejor se disfruta es bien fría y con mermelada (de cualquier tipo) por encima.
Es una receta muy dulce, para hacer de vez en cuando, pero que es el gusto de aquellas personas que aman el queso, muy suave y con un sabor intenso. A mi es que me encanta, aunque cualquier tarta de queso me vuelve loca.
Si os animáis a realizar la receta, dejádmelo saber por redes sociales, o escribidme aquí algún comentario, un besazo enorme y nos vemos en la próxima receta.


domingo, 5 de abril de 2020

Si, lo se, yo dije que no iba a subir ninguna entrada durante la cuarentena, pero a ver, si el pueblo habla (hola Cristina, esta receta te la dedico) y me dice que la suba, que tienen hambre ¿quien soy yo para decir que no? Y mas aún sabiendo que es una receta de unas 'torrijas' rápidas y muy fácil de hacer (aunque a ver, torrijas, torrijas, no son, pero dan el pego)
El caso, es que si me lleváis siguiendo un tiempo, sabéis que de cuando en cuando, me hago esta receta para merendar (es más en instagram hay una receta de hace años subida, pero es que he ido perfeccionandola) y ya ha llegado el momento de compartirla con vosotros, de que vea la luz del sol.

 




Para 2/3 tostadas

  • 1 huevo
  • 1 cucharada sopera de azúcar blanco
  • 4 cucharadas soperas de leche (yo usé de soja)
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 2 o 3 rebanadas de pan, yo he usado pan de molde de cereales de Schar (también sirve el pan de molde de Hacendado)









  • En un plato ponemos el huevo, el azúcar, la leche y la canela y batimos todo con un tenedor hasta que quede la mezcla mas o menos integrada tiene que quedar una mezcla mas bien líquida.
  • Cogemos una rebanada de pan y empapamos bien en la mezcla, para que absorba bien yo presiono la miga del pan (hace un ruido como de sorber) por ambos lados, yo le suelo dar 2 o 3 vueltas, hasta que notes que el pan se te va a deshacer en las manos.
  • En una sarten calentada a fuego medio y con un poco de aceite (lo justo para embadurnarla y que no se nos pegue) colocamos la rebanada de pan y dejamos que se dore por ambas caras.
  • Hacemos esto con todas las rebanadas, si salen 3, igual en la última no queda mucha mezcla, añadid un poco mas de leche para que no quede seca.

A la hora de enplatar yo le añado fruta y un poco mas de azúcar con canela por encima, pero podéis ponerle también si queréis chocolate, nata, sirope...¡lo que mas os guste! lo importante es disfrutarlas.
Y esta es la receta de hoy, lleva muy pocos ingredientes, es muy completa la verdad, y además es que está deliciosa, para mi es una receta de mi día a día, porque una vez a la semana me la hago y es que, no me puede gustar mas.
Y ya sabéis, si hacéis la receta, dejádmelo saber en redes sociales o comentando por aquí a ver que os ha parecido, que me hará mucha ilusión. Un besazo enorme y nos vemos en la próxima receta.


viernes, 28 de febrero de 2020

Pues, esta entrada iba a haber sido subida el Lunes, y aquí estamos a Viernes, no se me puede dejar no hacer nada, porque entonces, si que no hago nada (vagancia wins)
He estado mucho tiempo queriendo hacer esta receta, porque es una receta de mi abuela y el sabor me recuerda mucho a mi infancia, a los veranos en el pueblo con ella (o los Septiembres para las fiestas del pueblo) y el comer la tarta a cucharadas directamente del molde, sin esperar a que emplatase un trozo.




Esta es la tarta de mi infancia sin duda alguna, el recordar a mi abuela recibiéndome con un abrazo y decirme al oído: 'Ve a mirar a la cocina a ver que encuentras' y yo ser la niña mas feliz del mundo.



Para la crema pastelera:

  • 400ml de leche de soja
  • 33gr de maicena
  • 100gr de azúcar
  • 1 huevo

Para la cobertura de chocolate:
  • 200gr de chocolate negro para postres Nestlé
  • 200ml de nata para montar sin lactosa La Asturiana
  • 1 cucharada de mantequilla sin lactosa La Asturiana

Para el montaje de la tarta:
  • 1 caja de galletas Nuria de chocolate de Birba
  • Leche de soja
  • Canela en polvo sin gluten del Mercadona


  1. Primero vamos a empezar con la crema pastelera, en un cazo ponemos 200ml de leche con los 100gr de azúcar y lo calentamos a fuego lento, y en un vaso, ponemos los otros 200ml y deshacemos bien la maicena y el huevo.
  2. Cuando la leche rompa a hervir, añadimos el contenido del vaso y con unas varillas (OJO a este dato porque si no te salen grumos como a mi) los removemos hasta que vuelva a romper a hervir y dejamos que hierva 2 minutos (para matar las bacterias del huevo)
  3. En un bol ponemos los 200gr de chocolate en trocitos pequeños y mientras en un cazo ponemos a hervir la nata a fuego medio/bajo.
  4. Cuando la nata hierva la añadimos al bol donde tenemos el chocolate y con una espátula o lengua removemos del centro hacia fuera, al principio va a quedar una textura muy rara, pero luego veréis que va quedando una mezcla bonita.
  5. Cuando tengamos el chocolate y la nata bien homogéneos y estando aun caliente, añadimos la cucharada de mantequilla (opcional) para que la cobertura de chocolate quede mas brillante.
  6. Ahora vamos a empezar el montaje de la tarta
  7. En un plato añadimos un chorro de leche y canela y lo mezclamos bien y vamos a ir mojando las galletas una a una.
  8. Cuando vayamos teniendo galletas mojadas empezamos poniendo una capa de galletas en el molde, y añadimos una capa de crema pastelera.
  9. Añadimos otra capa de galletas empapadas en la mezcla y añadimos una capa de cobertura de chocolate.
  10. Otra capa mas de galletas mojaditas en la mezcla de leche y canela y una capita de crema pastelera (sería la ultima) y a esta le ponemos un poco de canela por encima.
  11. Y vamos con la última capa de galletas empapadas en leche y por ultimo la capa final de cobertura de chocolate.
  12. Hecho esto, lo tapamos con film transparente y de cabeza a la nevera a enfriar.

Esta tarta para que se disfrute bien, ha de comerse fría, y la verdad es que a mi me vuelve loca y volver a comerla después de muchos años (la ultima vez aun no estaba diagnosticada como celiaca) y ver que me ha sabido igual, me ha hecho muy feliz y seguro que la haré mas veces, porque es facil de hacer.
Es la primera vez que uso las galletas Nuria sin gluten de Birba, las de chocolate, para algo como esto y la verdad es que ha sido un acierto, porque al mojarlas no quedan blandas al momento, pero cuando dejas ya toda la mezcla reposar y absorbe todos los líquidos, queda una textura E-X-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R

Así que si os animáis a hacerla, decidmelo y enseñadme fotos para ver como os queda. Y espero que os acordéis de mi abuela al comerla jajaja porque siempre ha sido su receta y aquí estoy yo, compartiéndola (abuela no me mates por esto).
Un besito muy fuerte a todos y nos vemos en la proxima entrada del blog.

lunes, 3 de febrero de 2020

¡Venga que empezamos el lunes con buen y pie y a buen ritmo! Que para esta semana tengo preparadas dos entradas (si así como lo leéis) Y por Instagram pregunté que os apetecía ver antes y ganó la receta.
La receta que os traigo es realmente fácil de hacer, porque si yo la he hecho y me ha quedado bien, cualquiera puede, porque señores yo para el pan soy literal una negada (en negrita para resaltarlo bien) Y la verdad es que con este preparado ha sido un coser y cantar.

Me ha quedado un pan con mucha miga, crujiente por fuera, tierno y sobre todo, bien jugoso, que da gloria comerlo vamos, tanto normal, como tostado.

  • 200gr de harina panificable Algood
  • 200gr de agua tibia
  • 10gr de levadura fresca de panadería
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
El procedimiento es muy sencillo, en un bol grande ponemos la harina con la sal, y el aceite.
En un vaso ponemos 100gr de agua con la levadura y el azúcar y dejamos reposar un ratito (5 minutillos)
Mientras precalentamos el horno a 200º con calor arriba y abajo.
Pasados los 5 minutos, añadimos todo el agua a la harina y vamos mezclando, yo al principio para integrar todos los ingredientes uso una amasadora de mano (la mía es del Lidl) y una vez está la masa bien integrada pero aún pegajosa, la pasamos a la tabla/mesa y la trabajamos, añadiendo harina a necesidad hasta que quede una masa un poco pegajosa (pero no muy pegajosa, que se los pegue a la mano sin llevarnos media masa con nosotros).
Trabajada la masa, la ponemos en el mismo bol en el que la integramos y tapamos con un film transparente durante mas o menos 30 minutos a una hora (depende del calor que haga en la estancia) y dejamos que doble su volumen.
Pasado el tiempo, ponemos la masa en la bandeja de horno, pintamos con aceite y lo horneamos durante 45 minutos.
Finalmente sacamos del horno y disfrutamos de pan recién hecho bien calentito que sabe a gloria.



La verdad es que el descubrimiento de esta marca es maravilloso (en los ingredientes tenéis el link para comprar la harina) porque tanto la harina panificable, como la premium, se trabajan muy bien y llevan una mezcla de harinas que combinan muy bien. De sabor es que está muy bueno, seguro que si hago otra masa y le añado por ejemplo pipas o semillas de lino, incluso quinoa, queda aun mas rico.
Si os animáis a probar esta marca, dejádmelo saber, que quiero ver si vuestras experiencias han sido como las mías.
Hasta entonces, nos vemos en la siguiente entrada.