domingo, 11 de abril de 2021

En fin que yo quería haber subido esta receta hace ya tiempo, pero el 2021 parece que no me va a dar tregua y no me gusta nada, yo quería que este año fuese mejor que el 2020, pero me están dando ganas de volver atrás porque ya sabéis, cualquier tiempo pasado fue mejor.


Que ojo las ganas de hacer recetas no se me quitan, porque ello significa que luego alguien tiene que comer esa delicia, y claramente soy yo ese alguien, pero entre viajes que no esperaba y más cosas, este año se me está empezando a hacer bola y es solo Abril, no quiero saber que me espera mas adelante.

La cosa es que esta receta es MUY dulce, pero este bizcocho de dulce de leche es una delicia, sobre todo si te gusta que sean casi empalagosos ¿de ingredientes? ahora los veréis.

  • 230gr de harina de arroz (Mercadona)
  • 100gr de maicena
  • 330gr de dulce de leche (yo he usado el repostero porque es mas denso)
  • 250ml de leche
  • 4 huevos tamaño L
  • 100gr de azúcar blanco
  • 100gr de azúcar moreno
  • 160ml de aceite de girasol
  • zumo de medio limón
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 1 pizca de sal
opcional
  • 1/2 cucharadita de goma xantana
  • En un recipiente añadir el zumo del limón a la leche y dejar reposar por 10 minutos.
  • Espumamos los huevos y añadimos los azúcares, seguimos batiendo.
  • Añadimos el aceite poco a poco
  • A continuación añadimos la mezcla de la leche con el limón y mezclamos lentamente
  • Añadimos la esencia de vainilla.
  • Tamizamos sobre la mezcla anterior las harinas con la levadura, el bicarbonato y la goma xantana en caso de usarla.
  • Añadimos la pizca de sal.
  • Mezclamos todo muy bien con cuidado y a velocidad baja en caso de usar una batidora.
  • En el microondas calentamos el dulce de leche en periodos de 10 segundos hasta que quede blando y lo integramos a la masa batiendo a velocidad baja.
  • Precalentamos el horno a 210º
  • Añadimos el molde tapado con papel de plata y horneamos durante 50 minutos, una vez pasados destapamos y horneamos durante 15 minutos mas o hasta que al pinchar salga limpio.
  • Dejamos reposar el bizcocho y desmoldamos.
La verdad es que cuando lo hice pensé que me había quedado seco, pero no señora, las apariencias me engañaron, porque me quedo un bizcocho super jugoso, con miga y muy rico (y no lo digo porque lo haya hecho yo jaja)
Por ahora solo lo he probado con azúcar glas por encima, pero si que quiero probarlo a rellenarlo con algo (gracias por la idea Patri), quizás mas dulce de leche o Nutella, no se ya iré probando que seguro que con todo queda delicioso.




Si os animáis a probarlo, dejádmelo saber tanto por aquí como por mis redes sociales (aunque twitter no lo uso ya apenas, pero en instagram me veis 100% seguro) a ver si os ha gustado tanto como a mi, mas o menos, o si lo habéis rellenado con cosas también super deliciosas.
Un saludo para todo el mundo, y ya sabéis, nos vemos en la próxima entrada del blog.



sábado, 13 de marzo de 2021



Es curioso, justamente hoy hace un año desde que este caos empezó. Un año en el que hemos tenido de todo, miedo, incertidumbre, cansancio, aburrimiento...un poco de todo, pero que seguramente nos haya hecho crecer como personas a muchos (a otros quizás no tanto visto lo visto) pero aquí seguimos, y como yo sigo aquí, os traigo una receta, que no se en que momento se me ha ocurrido, porque vaya, VAYA, no tengo palabras para describirla.

Hacía demasiado tiempo que no me pasaba por aquí para dejar una receta, y eso que me propuse subir mas a menudo aquí, pero es que a mi no me da la vida para tanto (aunque tampoco es que tenga nada mejor que hacer porque no podemos hacer muchas cosas ahora mismo) pero el trabajo me deja todos los días reventada y si los fines de semana cocino o hago algo, es un milagro, aunque este fin de semana me atreví a investigar y experimentar y jolines con el experimento, que me ha quedado de rechupete y mi mala dieta no me lo agradece porque los kilos de mas se empiezan a acumular lentamente.

La receta de hoy va de gorduras, de las que dan gusto comer y luego a veces te hacen sentir mal (a mi no me ocurre esto jaja) y no es nada mas y nada menos que un Blondie o también dicho, brownie rubio, sin cacao, pero ojo, que algo de chocolate si lleva, no iba a dejar yo una receta sin chocolate o sin canela, y como lo último no lo lleva, pues chocolate, y del blanco, que me encanta y a su vez es MUY complicado encontrarlo sin gluten en los supermercados.

A continuación os dejo toda la información que necesitáis saber para poder reproducir estos fantásticos blondies que harán las delicias de todos los celiacos de la casa y de los no tan celiacos.









  • 200gr de harina de arroz
  • 100gr de fécula de maíz o Maizena
  • 220gr de mantequilla sin sal
  • 200gr de azúcar moreno
  • 100gr de azúcar blanco
  • 3 huevos tamaño L
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla sin gluten (Mercadona)
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1/2 cucharadita de las de café de sal
  • 1/2 cucharadita de las de café de goma xantana (Amazon)
Opcional:
  • 120gr de nueces tostadas sin gluten (frit ravich)
  • 120gr de chocolate blanco para postres (torras)












Empezamos precalentando el horno con calor arriba y abajo a 170º 
En un bol apto para microondas, ponemos el azúcar moreno, el azúcar blanco y la mantequilla y lo calentamos en intervalos de 40 segundos (si no tenemos microondas, podemos hacerlo al baño maría) hasta que la mantequilla esté completamente deshecha.
Mezclamos muy bien y añadimos el extracto de vainilla y mezclamos.
Vamos incorporando a la mezcla los huevos de uno en uno y mezclamos rápido puesto que la mezcla estará caliente y se pueden cuajar los huevos, cosa que no queremos.
En otro bol ponemos las harinas, con la levadura y la goma xantana y mezclamos la mezcla bien. Dicha mezcla la vamos tamizando sobre la mezcla húmeda y una vez añadida toda, añadimos la sal.
Con una lengua o espátula, mezclamos todo con movimientos suaves y envolventes hasta que esté todo bien integrado y sin grumos.
Debido a la goma xantana nos va a quedar una masa pegajosa pero muy elástica.
Ahora picamos bien las nueces y el chocolate blanco y añadimos 3/4 de cada uno a la mezcla y seguimos integrando de forma envolvente.
Vertemos la mezcla sobre un molde previamente engrasado o con papel para hornear y con lo que nos ha sobrado de nueces y chocolate decoramos por encima.
Horneamos a 175º durante unos 40 minutos o hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio, pero con migas, porque si sale completamente limpio significará que lo hemos cocinado de más y nos habrá quedado seco.
Una vez horneado, retiramos del molde y dejamos que enfríe sobre una rejilla, luego ya sería cortar las porciones deseadas y servir.


Como consejos decir que si la mantequilla que tenemos contiene sal, la 1/2 cucharadita de sal se puede eliminar.
Luego de los ingredientes opcionales, siempre podemos no añadirlos o usar algunos que nos gusten mas, pero personalmente estos le dan al blondie un toque crujiente que a mi me gusta mucho.
La mezcla de la vainilla con el azúcar moreno da un sabor caramelizado al blondie que lo hace totalmente diferente del brownie de chocolate tradicional de siempre y a mi es que me encanta y encima con el chocolate blanco, ya no os imaginais...que se me cae la baba vaya.
En cuanto a la goma xantana que puede ser un ingrediente complicado de tener en casa (no es algo normal de tener en la despensa) puede ser no añadido, pero puede que el resultado final pueda llegar a quedar un poco mas seco de lo normal puesto que es un ingrediente que ayuda mucho a los bizcochos y masas sin gluten (en Amazon hay una gran cantidad de marcas que la venden certificada sin gluten y a buen precio)
 

Y después de mucho tiempo, estreno el año con esta super receta, que yo creo que si eres goloso/a os va a encantar, a mi y a mi pareja nos ha dejado patidifusos porque no nos esperábamos que quedase TAN pero TAN rico.
Así que si te animas a prepararla, no dudes en dejarme saber tu experiencia por las redes sociales o aquí en comentarios y si te ha gustado o no (lo mas importante de todo)
Un saludo a todos y todas y nos vemos en la siguiente entrada del blog.

domingo, 18 de octubre de 2020

Bueno, creo que no he actualizado tanto como pensaba yo...vaya año llevamos mas raro ¿Y si lo borramos del calendario? Como si no hubiese existido vamos.
El caso es que yo en Junio por fin di el paso y me he ido a vivir con mi pareja, y como antes no tenía tanto espacio, pues apenas tenía utensilios, pero ahora como la casa es entera para mi...pues comprando cacharros estoy (que alguien me quite Amazon de las manos)

El otoño ya ha llegado, es de mis estaciones favoritas, porque el frio se acerca pero no en extremo, y las tonalidades marrones, naranjas, ocres, me encantan y me ponen muy feliz. Y es temporada también de calabaza, y por eso estamos aquí hoy, porque os traigo una receta con calabaza, muy rápida y sencilla, que además para hacer con los peques es genial (si los tenéis claro).




Además si tenéis sellos bonitos para halloween puede ser una receta ideal para realizar esos días con formas escalofriantes (yo me meto muy en el mood de Halloween ajaja)

  • 250gr de harina Mix C Dolci de Schar
  • 125gr de azúcar moreno
  • 125gr de mantequilla sin lactosa La Asturiana
  • 100gr de puré de calabaza
  • 1 cucharadita de canela Carmencita
  • 1/2 cucharadita de jengibre Carmencita
  • 1/2 cucharadita de clavo Carmencita
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada Carmencita 











  • Empezamos esta receta poniendo a cocer la calabaza para hacer el puré, en mi caso, la hice al vapor.
  • Mientras se hace la calabaza, medimos y mezclamos los ingredientes secos, que son la harina y las especias, pasadas por la tamizadora. Reservamos.
  • En un bol aparte, mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente, con el azúcar moreno, hasta que esté todo muy bien integrado.
  • Añadimos el puré de calabaza a la mantequilla con el azúcar y mezclamos bien.
  • A continuación mezclamos la mezcla húmeda con los ingredientes secos que ya hemos tamizado previamente y cuando sea una masa consistente, pasamos a amasar con las manos hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.
  • Dejamos que la masa repose en la nevera durante 1h
  • Pasado el tiempo, ponemos la masa entre dos trozos de papel de horno y estiramos la masa dejándola con un grosor de unos 6mm
  • Le cortamos en la forma que deseemos y colocamos en la bandeja del horno.
  • Horneamos 10 minutos con calor arriba y abajo a 180º
  • Una vez horneadas, dejamos enfriar un poco y luego trasladamos a una rejilla a que terminen de enfriar.
  • Cuando estén ya frías y para que aguanten mas, las guardamos en un tarro.

La verdad es que es una receta que no se tarda nada en hacer, y sale para mas o menos unas 18 galletas de 6mm de grosor y 7cm de diámetro.
Son unas galletas muy especiadas y como ya sabéis con las especias, tienen que venir etiquetadas como sin gluten para que las podamos consumir, yo en este caso he ido a la vieja confiable que son las especias de Carmencita, a mi gusto tienen gran sabor y vienen bien identificadas como sin gluten.
También es posible que si os gusta el sabor de una especia mas concentrado añadirle mas cantidad de dicha especia (yo por ejemplo le puse mas canela a las mías porque soy una loca de la canela, ya lo sabéis)

¿Qué os ha parecido esta receta?¿La vais a probar?


miércoles, 10 de junio de 2020

Una receta de las que he estado preparando durante esta cuarentena, lo que pasa es que ya sabéis que no quería subir nada al blog (a excepción de las tostadas francesas que es muy sencilla y rápido) hasta que acabase la cuarentena para no haceros salir a comprar 4 ingredientes que no tenéis en casa para hacer la receta o gastar huevos que pueden ser usados mejor para hacer una tortilla de patatas que es mas saludable que esto la verdad.
Pero si estáis leyendo esto es buena noticia, porque significa que la situación ha mejorado bastante.



Entre las recetas de esta cuarentena, se encuentra esta receta de tarta de quesitos, que comía muchísimo cuando era adolescente en mi casa, y que mi señora madre me mando por whatsapp para poder hacerla porque tuve antojazo de tarta de queso y necesitaba una tarta para mi cumpleaños (aunque luego mi hermana me compro una y me la mando a casa jejeje tuve dos tartas). Es una receta muy rápida y muy sencilla.













  • 3 huevos 
  • 4 quesitos sin gluten La vaca que rie
  • 1 yogur natural
  • 200ml de nata liquida postres
  • 1 vasito y medio de yogur de azúcar blanco
  • 1 vasito de harina mix dolci Schar
  • 1 vasito de leche (yo use de Soja Kaiku sin azúcares añadidos)
  • 6 o 7 fresas de tamaño medio












  • La receta es muy sencilla, primero pre-calentamos el horno con calor arriba y abajo a 230ºC
  • En un bol ponemos todos los ingredientes juntos, y con una batidora/turmix, batimos todo hasta que quede una masa líquida sin grumos.
  • Vertemos la mezcla en un molde, yo en vez de ponerle aceite y harina, le pongo papel encerado de horno, y damos unos golpes contra la encimera para quitarle burbujas.
  • Metemos el molde al horno y bajamos la temperatura a 180ºC y dejamos que se hornee durante 45 minutos.
  • Para saber si ya está hecho, podemos pinchar con un palillo, y si sale limpio es que ya está hecho.
  • Dejamos reposar en el horno ya apagado durante unos 10 minutos y ya luego lo sacamos y lo pasamos a una rejilla para que termine de enfriar del todo.

Como recomendación personal, esta tarta como mejor se disfruta es bien fría y con mermelada (de cualquier tipo) por encima.
Es una receta muy dulce, para hacer de vez en cuando, pero que es el gusto de aquellas personas que aman el queso, muy suave y con un sabor intenso. A mi es que me encanta, aunque cualquier tarta de queso me vuelve loca.
Si os animáis a realizar la receta, dejádmelo saber por redes sociales, o escribidme aquí algún comentario, un besazo enorme y nos vemos en la próxima receta.


domingo, 5 de abril de 2020

Si, lo se, yo dije que no iba a subir ninguna entrada durante la cuarentena, pero a ver, si el pueblo habla (hola Cristina, esta receta te la dedico) y me dice que la suba, que tienen hambre ¿quien soy yo para decir que no? Y mas aún sabiendo que es una receta de unas 'torrijas' rápidas y muy fácil de hacer (aunque a ver, torrijas, torrijas, no son, pero dan el pego)
El caso, es que si me lleváis siguiendo un tiempo, sabéis que de cuando en cuando, me hago esta receta para merendar (es más en instagram hay una receta de hace años subida, pero es que he ido perfeccionandola) y ya ha llegado el momento de compartirla con vosotros, de que vea la luz del sol.

 




Para 2/3 tostadas

  • 1 huevo
  • 1 cucharada sopera de azúcar blanco
  • 4 cucharadas soperas de leche (yo usé de soja)
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 2 o 3 rebanadas de pan, yo he usado pan de molde de cereales de Schar (también sirve el pan de molde de Hacendado)









  • En un plato ponemos el huevo, el azúcar, la leche y la canela y batimos todo con un tenedor hasta que quede la mezcla mas o menos integrada tiene que quedar una mezcla mas bien líquida.
  • Cogemos una rebanada de pan y empapamos bien en la mezcla, para que absorba bien yo presiono la miga del pan (hace un ruido como de sorber) por ambos lados, yo le suelo dar 2 o 3 vueltas, hasta que notes que el pan se te va a deshacer en las manos.
  • En una sarten calentada a fuego medio y con un poco de aceite (lo justo para embadurnarla y que no se nos pegue) colocamos la rebanada de pan y dejamos que se dore por ambas caras.
  • Hacemos esto con todas las rebanadas, si salen 3, igual en la última no queda mucha mezcla, añadid un poco mas de leche para que no quede seca.

A la hora de enplatar yo le añado fruta y un poco mas de azúcar con canela por encima, pero podéis ponerle también si queréis chocolate, nata, sirope...¡lo que mas os guste! lo importante es disfrutarlas.
Y esta es la receta de hoy, lleva muy pocos ingredientes, es muy completa la verdad, y además es que está deliciosa, para mi es una receta de mi día a día, porque una vez a la semana me la hago y es que, no me puede gustar mas.
Y ya sabéis, si hacéis la receta, dejádmelo saber en redes sociales o comentando por aquí a ver que os ha parecido, que me hará mucha ilusión. Un besazo enorme y nos vemos en la próxima receta.